|
LIDERAZGO COLABORATIVO COMO PRINCIPIO DE ÉXITO EMPRESARIAL

LIDERAZGO COLABORATIVO COMO PRINCIPIO DE ÉXITO EMPRESARIAL

Desde que los seres humanos aprendimos a negociar, aunque fuese de forma muy primitiva, comenzaron a surgir los primeros empresarios. Su evolución a lo largo de la historia ha sido y será muy cambiante, desde su tipo de ocupación hasta la indumentaria estándar. Esto último, refiriéndose a la parte externa; es decir lo que se puede ver, como el servicio o producto, manera de entregarlo u ofertarlo, dinámica con sus clientes y prospectos, etc.

Pero, bajo la lupa de antropología, los empresarios exitosos de ahora en comparación con los primeros empresarios exitosos que tuvo la humanidad, en esencia no han cambiado mucho, más allá de su concepción del mundo (creencias y religiones), métodos de producción, canales de distribución, etc.

Y se plantea que en esencia no han cambiado mucho, tomando en cuenta las diversas investigaciones al respecto, tanto nuestros primeros empresarios exitosos como los actuales, tienen el común denominador de HUMILDAD, INTEGRIDAD, CONFIANZA, ALEGRIA, ENFOQUE EN EL ENTORNO y ENFOQUE EN LAS PERSONAS.

Intentando resumir en dos palabras este planteamiento podríamos decir que esto se refiere al LIDERAZGO COLABORATIVO.

El LIDERAZGO COLABORATIVO es una forma de darle más valor al negocio, puesto que se vuelve incluso y equitativo, recibiendo a cambio compromiso de parte de los colaboradores y proveedores. Es aprovechar las fortalezas de cada uno de los que intervienen en las dimensiones del negocio. Esto último empodera activamente a todas las partes y los vuelve proactivos al desarrollo del negocio.

El emprendedor de micro y pequeña empresa que  orienta este tipo de liderazgo, en principio acepta las opiniones contrarias como enriquecedoras para su desarrollo al contrastar las ideas sobre el particular. Asimismo, identifica los talentos que se encuentran a su alrededor y los gestiona de manera productiva.

Ante las diversas situaciones que se le presenta actúa con empatía, generando a su vez empatía hacia él. Esto significa que no se ubica de manera inmediata en la consecuencia negativa de los procesos diarios, sino, por el contrario, comienza por analizar los aspectos positivos y desde luego no deja de contemplar y/o analizar los aspectos negativos inherentes a toda situación.

Además, utiliza el método de la escucha activa, la misma que es una habilidad que hay que fomentar y formarla en base al sentido común de las adecuadas relaciones humanas. Escucha las opiniones de sus colaboradores, colegas y consejeros, permite que sean divergentes sin asumirlo de manera personal; reconoce que el rumbo de su éxito se debe a que puede consolidar e integrar información relevante para su negocio.

El poder escuchar activamente, lo prepara y orienta para ser un buen comunicador, no utiliza términos ambiguos o incorrectos. Plantea con claridad los que se espera en el negocio y como se actuará para conseguir los resultados esperados. Sobre todo, comprende que no se trata de lograr consensos sino orientaciones diversas en busca del objetivo común.

El EMPRENDEDOR de micro y pequeña empresa logra el éxito no solo basándose en la famosa ventaja competitiva, sino que, además suma la ventaja colaborativa. Ésta, fomenta la creatividad, la innovación y sobre todo fortalece el compromiso a largo plazo de todas las dimensiones que inciden y/o conforman la realidad del emprendedor. La razón es elemental, en cuanto se reconoce e identifica el potencial de las relaciones con el entorno como activos clave que trascienden el retorno financiero garantiza la sostenibilidad del negocio.

Finalmente, cualquier modelo de negocio y forma de organización puede incorporar esta metodología cultural de desarrollo empresarial; al final de este camino se logra un conocimiento más profundo y preciso de ese gran activo llamado CLIENTE, reducir costos, impulsar las destrezas del equipo e incrementar la influencia de su marca (posicionamiento).

En resumen, este proceso es la conformación de una inteligencia colectiva con énfasis en la responsabilidad socio ambiental; inteligencia que de manera sustentable fortalece a la sociedad. Incluso termina siendo un imperativo para la eliminación de las miserias humanas.

José Gómez

jgomez@gbxresources.com

Deja un comentario

Cerrar menú