|
AHORA SABEMOS QUE SON DESAFIOS… EMPECEMOS PUES…

AHORA SABEMOS QUE SON DESAFIOS… EMPECEMOS PUES…

Hemos establecido una propuesta de desarrollo al promover cambiar la palabra DIFICIL a DESAFIO; ciertamente representa casi una herejía postular en esa corriente, más aún, si de manera reiterativa los medios de comunicación, incluso nuestras propias culturas se basan en ponderar de manera superlativa las dificultades como las originarias de nuestra razón de ser, pensar y actuar.

Entonces… sigamos adelante con lo expuesto, asumamos el DESAFIO DE SER EMPRENDEDORES EXITOSOS DE MICRO y PEQUEÑA EMPRESA (de ahora en adelante al emprendedor de micro y pequeña empresa lo llamaremos MICROMERCANTE).

Para nadie es un secreto las motivaciones e implicaciones que conllevan un DESAFIO, es más, mucho hemos leído sobre la autoayuda, el impulso natural y los elementos psicológicos que se ponen de manifiesto en un DESAFIO, todo eso es música muy bonita y atractiva cuando son otros los que la tocan, pero cuando somos nosotros los responsables de enfrentar ese hermoso desafío de HACER EMPRESA es cuando sentimos en carne viva las inclemencias de un clima que no hacen sino poner a prueba de que estamos hechos.

Y es que un MICROMERCANTE EXITOSO no es cualquier ser humano, es uno especial. El estar día a día acompañando a los micromercantes en su quehacer, compartir sus vivencias, sus temores, sus alegrías, sus incertidumbres, sus emociones y sobre todo su sentir de futuro, es que, considero da autoridad para exponer esas características que nos enseñan cómo enfrentar los DESAFIOS de ser el micromercante exitoso.

La aventura de este DESAFIO comienza cuando el micromercante  le encuentra gusto a lo que hace, esto lo induce a tomar y asumir con seriedad el riesgo calculado creyendo firmemente en los productos o servicios que ofrece, comienza a construir una imagen muy fuerte de su persona y de su negocio, reconoce su historia personal y familiar hasta llegar a la decisión de ser emprendedor, se vuelve un promotor constante de su negocio e invierte en sí mismo asistiendo a programas formativos no solo por el conocimiento que puede recibir sino por el espacio de negocios que puede tener.

Asimismo, el MICROMERCANTE EXITOSO maneja sabiamente su dinero reconociendo de manera certera la diferencia entre activos y pasivos, establece una relación estable entre su producto o servicio y el cliente, identifica el perfil de sus clientes, forma un equipo de alto rendimiento con sus colaboradores, se relaciona proactivamente con sus colegas emprendedores y domina el arte de la negociación gana-gana.

En otro grupo dimensional se identifica que el emprendedor exitoso aprovecha la tecnología, sabe tomarse su tiempo libre, fortalece su entorno familiar y social, busca crear una ventaja competitiva, se diferencia de manera única, no vende productos o servicios sino beneficios de ellos y de manera sistemática comienza a delegar en función de las competencias de sus colaboradores.

Finalmente, todo esto lo enmarca en un programa de desarrollo sostenido, el mismo que puede o no al inicio estar escrito, pero en el momento que reconoce que requiere establecer una “hoja de ruta” formal, asume el diseño, formulación y despliegue de un plan escrito que involucra las dimensiones de su desarrollo total, instaura patrones de seguimiento y verificación, organizándose de manera global.

Es, así pues, estimados emprendedores que la ruta de éxito empresarial no solo la establece una teoría sino también, las lecciones aprendidas de los micromercantes exitosos que nos señalan el camino a seguir, no hay nada que inventar, solo hay que mantenerse en el sendero que nos iluminan los que están haciendo camino exitoso al andar.

José Gómez

jgomez@gbxresources.com

Deja un comentario

Cerrar menú